POR LAS CUMBRES ALICANTINAS: PUIGCAMPANA Y SERRA GELADA

Empezamos fuerte con las impresionantes vistas de las paredes del macizo alicantino.

Por cierto, por aquí ya habíamos pasado pero esta vez toca hacer cumbreeeeee

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Montaña, mar y perros, diversión 3 en 1.

Desde la cumbre del Puigcampana divisamos el peñón de Ifach. En el video más adelante veréis una panorámica de toda la costa y la sierra alicantina

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al día siguiente fuimos a la serra Gelada. Empezamos la ruta con la playa del Albir de fondo y unos perros tranquilos de la paliza del día anterior

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es una ruta de acantilados muy impresionantes en un parque natural que de punta a punta une un pueblo con otroOLYMPUS DIGITAL CAMERA

El tercer día bajamos al cabo de las huertas repleto de perros con gente disfrutando de las olas.

Nosotros disfrutamos de las vistas de lo que habíamos hecho los dos días anteriores.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como veis el Levante tiene más que playas con turistas. Vedlo con vuestros propios ojos en el video

Un comentario en “POR LAS CUMBRES ALICANTINAS: PUIGCAMPANA Y SERRA GELADA

  1. Hola Paula, soy el Putzi de Sara, la perrita feliz, hace ya mucho tiempo que no te escribimos y Sara ya no podrá hacerlo, o tal vez sí, esta madrugada, 27 de febrero, se ha ido para siempre. Ya no podremos dar esos largos paseos por el El Pardo, donde nos conocimos, ni ver como nada en el río, o en el mar donde estuvimos un día este final de verano, o correteando en la nieve en San Rafael, pero siempre estará en mi recuerdo, y en el de todos los muchos amigos que en estos escasos 14 meses, la han conocido.
    Comenzaste un apartado en tu blog “Historias de perros adoptados y adoptadores admirables” en el que incluiste la historia de Sara, pero admirable era ella, no yo, se trataba de algo fuera de lo común, y no lo digo yo solo, lo dicen esos amigos mencionados anteriormente.
    Hace casi dos semanas que dejo de comer, o lo hacía en muy poca cantidad y caminaba muy despacito. La lleve al veterinario y el resultado no podía ser más desalentador, una anemia profunda, los riñones afectados y posiblemente el hígado. Tenía que elegir y opte por hacer todo lo necesario para que sanase, pero unos días parecía que mejoraba y los más cada vez más floja y delgada. La bajaba al parque en brazos para que hiciese sus necesidades, enseguida acababa y me miraba pidiendo regresar a casa.
    Ayer supe que no pasaría de esa noche y así fue, esta madrugada a las cuatro se acabó todo. Los dos lo sabíamos, me acosté junto a ella, le cogí la patita, ella puso su cabeza sobre mi mano y así permanecimos, una, dos y tres horas, mirándonos, sabiendo que no volveríamos a pasear ni a bañarse en el rio, hasta que al final, un gemido, tres o cuatro estertores y sus ojos se apagaron.
    Ha sido buena hasta el final, me ha evitado tener que decidir, que sería lo mejor para ella. Acababa de cumplir los 11 años. Y en ese tiempo solo fue feliz totalmente dos o tres meses que la tuve hace algunos años y que ella nunca olvidó, por ello su alegría cuando hace poco más de un año la traje conmigo definitivamente. Logro su deseo, estar conmigo hasta el final de su vida y darme todo lo que un perro puede dar, amor, lo mismo que yo le daba a ella.

    Todos los perritos buenos subimos al cielo solos, pero yo no, ella vino a buscarme, el ángel que no quiso sus alas por permanecer junto a mi Putzi. Me puso un collar de estrellas y nos marchamos los dos, pero desde aquí arriba seguimos viendo a mi Putzi.
    Sara, la perrita feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s