Taller Educación Canina: Convivencia perro-humano: Como entender a tu perro (problemas de conducta):

dog training  funny
 Taller Educación Canina: Convivencia perro-humano: Como entender a tu perro (problemas de conducta):

“Mi perro unas veces me entiende y otras no. Si le digo “súbete al sofá”, me entiende, si le digo “bájate”, no me entiende”.
Si hay veces que tu amigo peludo y tú no os entendéis no dudes en venir a este taller de educación canina.

Impartido por Vicente Cerdá y Sergio Canencia.

Inscripción 5€, grupos reducidos, reserva una plaza para ti y tu compañero peludo en colabora@apamag.org

La inscripción de 5€ será donado íntegramente para seguir salvando más peludetes.
Estaremos el sábado 27 en el parque O´Donnell de Alcalá de Henares. A partir de las 17:30h comenzarán los talleres de grupos de 4-6 personas solamente para que todos puedan ser atendidos con su perro.

OS ESPERAMOS!!!!

YO NO ME LO PIERDO, Y TÚ???

Anuncios

Cómo entretener a tu perro – Adiestramiento mental

carta1

Estuve el sábado en una jornada canina Doggywood http://www.doggywood.es con múltiples actividades, talleres y exhibiciones.

Una de las cosas en las que más se hizo hincapié es en el uso del olfato para adiestrar y estimular a los perros.

Os voy a presentar una serie de juegos caseros para que entretengáis a vuestro perro con la comida. Empezamos con juegos fáciles y se va aumentando la dificultad.

Metemos en un cajón de plástico (acorde a la medida del perro) páginas de periódico hechas una bola y entre ellas escondemos trozos de comida que le encanten a nuestro perro. Vamos añadiendo dificultad metiendo objetos que les distraigan, como pelotas de tenis. El siguiente paso es meter la comida dentro de las páginas de los periódicos.

Una vez que ha aprendido este juego podemos usar una pelota de tenis. La rajamos por la mitad y metemos comida dentro. Le enseñamos que metemos comida dentro y que trate de sacarla. La pelota rueda… no le resultará tan facil como con el periódico…

Una vez que controla este juego pasemos a los briks de leche. Les hacemos agujeros (cada vez más pequeños para hacerlo más difícil 😉 y que intente sacar la comida!

Y cuando tengáis que darle de comer, por qué no esconderle el pienso por la habitación para que juegue a encontrarlo? Podemos usar mantas, trapos, cualquier cosa donde esconder la comida. Trabajarán el olfato y esto les relajará.

periodico

Programa del Buen Ciudadano Canino

good citizen

good citizen 2

Estuve el fin de semana en un seminario de adiestramiento que se organizaba por la feria de mascotas ProPet en Ifema.

Se tocaron temas interesantes aunque lo que más me llamó la atención es el Programa del Buen Ciudadano Canino que está desarrollando la Clínica del Comportamiento Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. 

Este programa empezó en EE.UU en 1989 por el Kennel Club y se ha ido llevando a diferentes países (Inglaterra, Australia, Japón, Hungría, Dinamarca, Suecia, Canadá, y Finlandia) donde el sentido de responsabilidad hacia los animales de compañía está muy desarrollado, obteniendo un resultado muy positivo.

El Programa del Buen Ciudadano Canino  es un programa que resalta la tenencia responsable de las mascotas por parte de los propietario y los buenos modales básicos para los perros.

¿Cuántas veces uno termina sometido a los caprichos de los perros, a tirones de correa, a peleas con otros perros que hacen que no disfrutemos tanto de ellos?

Un programa de adiestramiento mejora y realza el vínculo entre el propietario y su perro. El perro disfrutará de la estimulación intelectual que le provee el adiestramiento y nosotros disfrutaremos de un perro que atiende a nuestras demandas.

Se pretende también con esto en el futuro poder incorporar a los perros en el espacio público ya que si ha obtenido el certificado de Buen Ciudadano Canino sabremos que el dueño será capaz de controlarlo. Os imagináis pudiendo llevar a vuestro perro a un restaurante, a tomaros una caña, en el transporte público?? 🙂

En la jaula me siento protegido!

descarga descarga (1)

 

 

 

 

La jaula debe de convertirse en la propia guarida personal del animal, donde pueda encontrar su tranquilidad y seguridad.

A Oli, el primer gato que rescaté cuando tenía 8 años nos lo llevamos de vacaciones. Una vez en el hotel mi padre me dijo que como íbamos a salir a cenar que era mejor dejar a Oli en el trasportín. A mí me dio mucha pena y le pedí que lo dejásemos suelto. Cuando volvimos se había metido dentro y estaba durmiendo placenteramente.

Lo mismo me pasó con mis perros. Les entrené para que se acostumbrasen a la jaula que íbamos a usar en el viaje de Paraguay a Madrid. Una vez que les adiestré se iban por su propia iniciativa a refugiarse a la jaula. Ahí nadie les molesta y pueden descansar tranquilamente.

Una vez que me di cuenta de los beneficios he usado la jaula para muchas ocasiones. Si son varios perros se les da de comer  a cada uno dentro de su jaula y así no se molestan. Cuando invito gente a cenar, les doy unos huesos y se meten dentro de la jaula a comérselos. Es muy cómodo en caso de que haya invitados a los que no les gustan los perros. Encontraréis muchas ocasiones para encontrarle una utilidad.

En la próxima entrada os explicaré cómo entrenarles para que adoren su jaula.

Hasta pronto!

 

Perros y gatos, buenos amigos

cat_and_dogLa primera compañera de piso de Yagua (mi primer perro adoptado en Paraguay) fue Tita, una gata adulta que encontramos abandonada.

Compartían cama y aunque ella le provocaba, Yagua nunca llegó a hacerle nada.

Si se hace una buena sociabilización, la convivencia puede llegar a ser estupenda.

Si tienes un perro y planeas traer un gato, tienes que estar seguro de que te obedece en el “sentado” y en el “quedarse”.

Pon al gato en un trasportín en tu cuarto con comida, agua y juegos en altura para que el perro no tenga acceso y en el suelo el recipiente con la arena. Y de ahí se empieza a hacer la sociabilización siempre vigilando que el perro no se sobrepase.

Una vez que el gato se ha relajado, se podrá poner un obstáculo en la puerta para el perro y que el gato simplemente saltará lo que le dará más libertad para andar por la casa.

Poco a poco se irán haciendo el uno al otro. Eso sí la comida y recipiente de arena tendrán que ser inaccesibles para el perro 🙂

¡En casa no se hace!

Imagen

Adiestrar a un cachorro o un perro a que haga sus necesidades fuera requiere tiempo y paciencia, cada uno es diferente y aprenderá a su propio ritmo.

El primer paso es darle muchas oportunidades para salir al exterior.

El segundo es recompensarlo (con caricias, juegos, comida etc.) inmediatamente después.

Cada vez que salgas dile una palabra clave que él terminará reconociendo.

Cuando está aprendiendo lo mejor es llevarle siempre al mismo sitio y caminar en la zona hasta que lo haga.

Hay que estar atentos a las señales: huelen el área, dan vueltas y luego hacen una pausa en el punto.

La primera cosa que hay que hacer en la mañana al despertarse es salir, y luego una vez que ha terminado de comer.

Castigos del tipo restregarle la nariz, no harán más que confundirle y retrasarán su aprendizaje.

Si lo ha hecho en el lugar inadecuado se limpiará y se ignorará esta acción indeseada. Cuanto menos se reaccione a cosas negativas menos disfrute encontrará en hacerlas.

En todo caso hay que comprender que un cachorro no puede controlarse, así que PACIENCIA!